12.21.2012 EL FINAL DE UNA ERA

Hoy es el comienzo de la batalla final de la filosofía maya en el mundo cósmico, místico y científico, tanto las estrellas como nuestro sol estàn entrando en el rango del alineamiento galáctico estelar. Las otras estrellas (o soles si así lo quieres llamar),  lo hacen también dejando un pequeño margen. Al mismo tiempo, los planetas que rodean algunas estrellas también coinciden en esto y el momento climático que es ahora, 21 de Diciembre a la hora cero maya, cuando el calendario cesa y las estrellas junto con las otras galaxias entran en el amanecer universal, es cuando recibiremos los primeros destellos de la luz central como un pulso que sincroniza a todas las estrellas de las galaxias que al salir de la noche al día es el momento cuando se libra la guerra mística universal, los dioses se hacen presentes a dar la bienvenida al nuevo día estelar y a los nuevos mundos que serán forjados por los poderes  del universo. Serà una batalla como ninguna para no dejar que el mal atraviese los portales del universo mismo, por lo que los Shamanes y Brujos de todas las razas saben que no hay màs tiempo que perder y que una pequeña duda serà suficiente para causar que el Judas del tiempo pase por la luz y el Pilatos cósmico lo pueda identificar para no volver a cometer semejantes atrocidades y volver a todas las razas Una, que es como deberá ser en este nuevo día que durará otros 12,812 años terrestres nomàs resguardados por los guardianes del Popolvu y los centuriones de el viejo Egipto  que ansiosamente han esperado una larga noche para ser relevados por la nueva raza.
Los ancestros mayas, al igual que los guardianes egipcios de la madre del universo “NUT” (nuit), nos confiaron su lectura y sabiduría, su ciencia y religión para que de ello tomemos ejemplo y nos forjemos un mundo mejor donde buscar al verdadero dios y la realidad universal de tu meta, aunque hay mucho que aprender todavía de ellos y de nosotros mismos. Este día nos dejan solos para comenzar nuestro propio camino, a ser nuestros propios ejecutores de un  futuro sin profecía o guía alguna porque su trabajo ha finalizado y entregado a nosotros.
Ahora nosotros somos en los que ellos han confiado la responsabilidad de guardar el portal místico del universo donde nada muere, solo cambia acción real en nuestro plano y orden divina en nuestro espíritu.
Ellos han esperado por mucho tiempo  cruzar por el portal que hoy se abre y junto con ellos cruzarà todo aquèl que ha estado esperando también ser entregado a su futuro destino, mientras acá en este plano físico cada quien que se entregò para ser preparado, al cruzar con ellos serà regresado iluminado para comenzar la nueva era y ser los nuevos guardianes de las puertas del universo de las estrellas que en ellas nos esperan para ser parte del gran pueblo cósmico, donde no hay barrera alguna, el tiempo se detiene y avanza grandes distancias.                                            Es muy divertido  ver còmo muchos esperan que el mundo termine, y cuando despiertan el siguiente día, a muchos les dicen ser charlatanes porque no se terminò el mundo, ni hubo temblores, mucho menos maremotos, pero de lo que no se percatan es que el evento a ocurrir no es como ellos lo ven porque toma a alguien que da cabida a las posibilidades de poder vivir algo màs, no todo es físico en este plano como el caso de nuestra alma que existe solo como  tù crees, aunque està comprobado que al morir pierdes cierto peso que es muy diminuto y eso dicen algunos que es lo que ocupa tu alma en la materia física, por lo que podrìa ser que si una profecìa  ocurra no seria en el plano del que no cree o no entiende lo que en realidad sucede alrededor de èl,  lo que lo hace que viva, que exista, significa que es una persona muy sabia. El mundo termina cuando tu mueres y si en ese tiempo en  que por primera vez tienes una conciencia clara de lo que eres, donde estàs, quièn eres, entonces seràs alguien que podria alcanzar iluminacion. Pero tienes que dejar atràs lo material que destruye a tu alma y espiritu …….

Por Maximiliano Navas